Posts Tagged ‘Finanzas’

Fútbol y Finanzas: Un deporte ruinoso

May 28th, 2009

Recientemente hemos conocido el avance del estudio realizado por el profesor J.M. Gay de Liébana y Saludas en el que se analiza la situación financiera de los distintos clubes de fútbol españoles de primera división.

estadisticas-descensoLa situación es, como mínimo, preocupante en la medida en que los ingresos son considerablemente inferiores a los gastos en un importante número de equipos y las deudas acumuladas son considerables, lo que requeriría en condiciones normales de un replanteamiento del modelo de negocio y de un plan financiero y de viabilidad para amortizar las deudas arrastradas.

A mayor abundamiento podría decir que, a mi entender, lo más preocupante no es el alto nivel de endeudamiento (pues son, en muchas ocasiones, entidades con un volumen de ingresos importantes) sino que una parte importante de deudas a corto plazo se encuentran financiadas, en no pocos equipos, con activos fijos. Este extremo en situaciones normales implicaría la necesidad de tomar medidas urgentes (principalmente la venta de patrimonio) para no sufrir complicaciones de liquidez.

Sin embargo no hay que dejar de considerar que el fútbol no es un sector económico normal, es un negocio basado en sentimientos, que mueve un importante numero de seguidores y al que las administraciones será difícil que le metan mano. Es precisamente este extremo, el de la existencia de un importante número de personas que llevan ese escudo (marca) en el corazón y de alguna manera un sector protegido,  lo que genera en la realidad un importante fondo de comercio no contabilizado que de alguna manera patrimonializa un club de forma considerable, ello sin olvidar la delicada situación y el entierro que algún club debe estar ya estudiando.

Visto el estudio habría que decir que el panorama ha sido complicado, pero que también la gestión ha sido, en algunos casos, desastrosa, y no es España el único país en el que sucede algo parecido (Inglaterra tiene un panorama parecido).

¿Estan seguros mis ahorros?

April 2nd, 2009

No. No podemos hoy confiar en que nuestros ahorros se encuentren seguros invertidos en casi ninguna parte.

La deuda pública no es garantía de nada, ya nos ha demostrado el caso islandés. Los valores ‘seguros’ cómo el Oro son una ruina a Largo Plazo, y casi resulta mejor mantener dinero líquido en lo que a rentabilidad refiere. Los famosos fondos de los bancos difícilmente permiten conocer las inversiones finales, y en la mayoría de casos son ruinosas porque la bolsa y las materias primas y derivados van a la baja y son casi aleatorios ya. Ahora los depósitos tampoco dan mucha seguridad, pese a las garantías del FOGADE -que no debemos olvidar que es un fondo con unos recursos limitados-, porque las entidades financieras de medio mundo tienen dificultades. El ladrillo tampoco es ya refugio de nada.

¿Qué hago con mi dinero? Se preguntarán muchos… Por lo pronto diversificar riesgos e informarse en profundidad ayudarán al lector a dormir más tranquilo.

Eso si, éste es un momento en que debe primar la seguridad frente a la rentabilidad, y más ahora que vamos camino de la deflación.

Con vaselina entra mejor

January 26th, 2009

No aportaré nada nuevo en este post si me limito a decir que la debacle financiera, con la restricción de crédito internacional, y la saturación del sector de la construcción han llevado a la crisis en la que nos encontramos. Y tampoco aportaría nada si dijera que hasta ahora la dirección de empresa era sencilla. Con unos tipos de interés ridículos (que hacían que el consumo fuese elevado) cualquiera con un mínimo de luces podía endeudar a su empresa para invertir en la compra de acciones o en la compra de otras empresas (incluso más grandes que ella misma). Por poco resultado que diesen seguro que era más que los intereses a pagar. Y eso aderezado con las subidas de la bolsa día si día también (sin cimiento alguno) y los rendimientos del sector construcción. Era la magia de la economía financiera! Cualquiera se podía hacer de oro.

Eso sí, nadie contaba que el ciclo llegaría a su fin. Que el préstamo pedido por 10.000 millones de euros para adquirir acciones de otra empresa y con un interés del 5% (cuya devolución se presumía sencilla viendo la evolución del precio de dichos títulos) se hacía imposible devolver con una caída de las acciones de un 50%. Ahora valen 5.000 millones y bajando, pero los 10.000 hay que devolverlos. Igual con la adquisición de sociedades. Se producen complicaciones en las empresas. Al mismo tiempo el pánico llega y se reduce el consumo. Empieza el paro, al que se añade la guarnición del sector construcción saturado y pagando las consecuencias de la falta de límites (en especial en España). Todo junto hace crecer todavía más el paro y reduce los ingresos de las empresas. Devolver los créditos (que tan fácil se habían pagado tiempo atrás) es imposible, la morosidad se dispara. Los bancos empiezan a temer que algo malo puede pasar.

La financiación se congela y la situación económica basada en la economía financiera se frena. Se reducen los ingresos de los hogares, de las empresas, y aquí no puede pagar nadie. Falta liquidez. Las entidades financieras arriesgan poco ya (la mierda ya la tienen en casa, no quieren coger más). Las empresas no logran líneas de crédito o descuento. Aquí nadie se fia de nadie. Y no se puede pagar. No se puede seguir con la actividad en esas condiciones. El consumo cae de forma drástica, las multinacionales aprovechan para hacer sus reajustes, los parados se disparan, el margen del gasto público se reduce, se ingresa menos en las arcas del estado. La situación es altamente complicada.

¿Y ahora? Pues más paro. Mucho más paro hasta que se ajuste la situación y paguemos los excesos del sector de la construcción y de la ‘magia financiera’. El precio de la vivienda continuará en descenso un tiempo (aunque nos vendan que es un buen momento para vender, recuerden que las promociones iniciadas en los últimos 24 meses todavía tienen que salir al mercado -aumento de oferta- y la demanda sigue en descenso), y la bolsa tendrá que reajustar a valores reales (al margen de la burbuja). Recuerda a la historia de las punto com (la evolución de las acciones de terra es considerable: de casi 150 euros a 2 euros).  

No podíamos vivir toda la vida de un sector agotado cómo la construcción, mantenida en los últimos tiempos sólo por la especulación, y acompañado de los beneficios mágicos de una economía irreal cómo la financiera generada en los últimos tiempos. Hablando en plata (y con todos los respetos): Nos van a poner mirando a cuenca. Y recuerden, con vaselina entra mejor.

El ajuste de las entidades financieras españolas

January 24th, 2009

Llegado el momento cumbre el sistema financiero mundial se desplomó. Una caída casi en vertical que hacía que entidades de cualquier tamaño fuesen quebrando día tras día. Era cómo una mascletá valenciana sonaba el primer petardo y la cosa no paraba.

Sin embargo en España debíamos estar lejos de la plaza del ayuntamiento, haciendo un símil con las fallas, y apenas escuchamos algunos petardos. Eso sí, los cristales retumbaron igualmente en nuestra zona y nos llevamos por delante no sólo una debacle bursátil, sino también a varias constructoras y promotoras (el sector dorado de nuestra economía años atrás).

Desaparecían las joyas de la economía española: El Ibex 35, que igual que el resto de bolsas del mundo subía gracias a la especulación sin soporte alguno, y El ladrillo, también gracias a la especulación y a la inutilidad de los políticos españoles reduciendo los tipos impositivos del ahorro inmobiliario a la vez que fomentando la construcción desmesurada no de forma desinteresada. Y con nuestras joyas se arrastraba no sólo a otros tantos sectores sino fundamentalmente al empleo.

Ahora con tanto parado, con tanta constructora y promotora en situación delicada, con tantas empresas en dificultades, con una economía que no va adelante, los bancos empiezan a ver crecer su morosidad y a ver el problema de cerca. Muy de cerca. Así que para solucionarlo suben las comisiones y nos reducen el crédito a los ciudadanos, salvo en los casos de elevada solvencia. Ello no obstante no soluciona los activos del pasado, aquellos cuyo cobro resulta dudoso. Y ante esta situación algunos expertos apuntan que en España este año se reestructurará el sector financiero y quedarán cuatro o cinco grandes bancos.

Yo, que creo que habrá un reajuste y algún susto medianamente importante, pero en general el resto se solucionará con un par de fusiones de cajas de ahorros impulsadas por los políticos y un par de operaciones en la banca privada. Al final son estas las entidades que financian a los partidos políticos y no se puede morder la mano que te da de comer. Habrá que estar muy atentos a los movimientos en el sector.

Podéis suscribiros al blog, desde aquí haremos un seguimiento detallado de todo lo que acontezca.