Posts Tagged ‘crédito’

Con vaselina entra mejor

January 26th, 2009

No aportaré nada nuevo en este post si me limito a decir que la debacle financiera, con la restricción de crédito internacional, y la saturación del sector de la construcción han llevado a la crisis en la que nos encontramos. Y tampoco aportaría nada si dijera que hasta ahora la dirección de empresa era sencilla. Con unos tipos de interés ridículos (que hacían que el consumo fuese elevado) cualquiera con un mínimo de luces podía endeudar a su empresa para invertir en la compra de acciones o en la compra de otras empresas (incluso más grandes que ella misma). Por poco resultado que diesen seguro que era más que los intereses a pagar. Y eso aderezado con las subidas de la bolsa día si día también (sin cimiento alguno) y los rendimientos del sector construcción. Era la magia de la economía financiera! Cualquiera se podía hacer de oro.

Eso sí, nadie contaba que el ciclo llegaría a su fin. Que el préstamo pedido por 10.000 millones de euros para adquirir acciones de otra empresa y con un interés del 5% (cuya devolución se presumía sencilla viendo la evolución del precio de dichos títulos) se hacía imposible devolver con una caída de las acciones de un 50%. Ahora valen 5.000 millones y bajando, pero los 10.000 hay que devolverlos. Igual con la adquisición de sociedades. Se producen complicaciones en las empresas. Al mismo tiempo el pánico llega y se reduce el consumo. Empieza el paro, al que se añade la guarnición del sector construcción saturado y pagando las consecuencias de la falta de límites (en especial en España). Todo junto hace crecer todavía más el paro y reduce los ingresos de las empresas. Devolver los créditos (que tan fácil se habían pagado tiempo atrás) es imposible, la morosidad se dispara. Los bancos empiezan a temer que algo malo puede pasar.

La financiación se congela y la situación económica basada en la economía financiera se frena. Se reducen los ingresos de los hogares, de las empresas, y aquí no puede pagar nadie. Falta liquidez. Las entidades financieras arriesgan poco ya (la mierda ya la tienen en casa, no quieren coger más). Las empresas no logran líneas de crédito o descuento. Aquí nadie se fia de nadie. Y no se puede pagar. No se puede seguir con la actividad en esas condiciones. El consumo cae de forma drástica, las multinacionales aprovechan para hacer sus reajustes, los parados se disparan, el margen del gasto público se reduce, se ingresa menos en las arcas del estado. La situación es altamente complicada.

¿Y ahora? Pues más paro. Mucho más paro hasta que se ajuste la situación y paguemos los excesos del sector de la construcción y de la ‘magia financiera’. El precio de la vivienda continuará en descenso un tiempo (aunque nos vendan que es un buen momento para vender, recuerden que las promociones iniciadas en los últimos 24 meses todavía tienen que salir al mercado -aumento de oferta- y la demanda sigue en descenso), y la bolsa tendrá que reajustar a valores reales (al margen de la burbuja). Recuerda a la historia de las punto com (la evolución de las acciones de terra es considerable: de casi 150 euros a 2 euros).  

No podíamos vivir toda la vida de un sector agotado cómo la construcción, mantenida en los últimos tiempos sólo por la especulación, y acompañado de los beneficios mágicos de una economía irreal cómo la financiera generada en los últimos tiempos. Hablando en plata (y con todos los respetos): Nos van a poner mirando a cuenca. Y recuerden, con vaselina entra mejor.