Archive for January, 2009

Europa y Estados Unidos de la mano

January 30th, 2009

La globalización ha llevado a tal punto la interdependencia económica que hoy en día Europa y Estados Unidos se calcan en cuanto a evolución de indicadores económicos, y ello pese a que al principio de la crisis había quién todavía decía que a Europa nos llegaría todo el problema de forma tangencial.

En Europa estamos viendo cómo el PIB se contrae de forma drástica y en España hemos conocido que el PIB se verá reducido en más de un 1% en los próximos meses, y ahora conocemos que Estados Unidos ha sufrido su mayor caída del PIB desde 1982 descendiendo un 3,8% entre octubre y diciembre de 2008.

Pero no es el único dato del que Europa avanza de la mano con Estados Unidos. No hay más que ver la evolución del número de desempleados en España y Estados Unidos, en ambos casos crecen de forma desmesurada en los últimos meses. El IPC también se viene contrayendo en ambos territorios.

Igualmente sucede con las bolsas. Nuevamente Wall Street ha vuelto a empujar a la baja y a arrastrar a las bolsas del viejo continente a los números rojos.

Es todo un cúmulo de coincidencias en los escenarios económicos de Estados Unidos y Europa, y tanta coincidencia llega hasta a la adopción de soluciones. Si en Estados Unidos se dedicaron a rescatar a las entidades con activos tóxicos y a asumirlos, en España hemos optado por la misma receta y el Tesoro ha adquirido activos por valor de 6.000 millones de €uros a las entidades financieras, rozando ya en el total de operaciones los 20.000 millones de €uros. El problema es que aquí no hemos escuchado críticas serias en el sentido de no entender que todos los Españoles paguemos con dinero público los excesos de algunos. Yo soy contrario a que el Estado se haga cargo, a un precio de un 3,6% (cuándo el Euribor está en el 2,6%, es sólo un 1% de diferencia) de los activos tóxicos de las Entidades Financieras.

Euribor e IPC – Próxima Parada: Deflación.

January 30th, 2009

Recientemente hemos podido leer en toda la prensa que el IPC armonizado entre enero de 2008 y enero de 2009 ha caído hasta crecer sólo el 0,8% interanual, lo que supone un descenso drástico en comparación con años anteriores.

La situación de frenazo brusco en la economía, entre otros ajustes, nos ha llevado a estar preocupados por una inflación elevada rondando el 4%, el doble de lo querido por el Banco Central Europeo que fija el 2% cómo la tasa de inflación óptima para un buen crecimiento, a estar preocupados por una inflación excesivamente baja que nos puede llevar a un periodo de deflación (ahora la inflación está por debajo de la mitad de lo recomendable por el BCE).

Sólo han pasado unos meses pero el fantasma de la deflación parece que ha llegado y preocupa a los gobiernos que, hasta el momento, se han dedicado a negar que vaya a ser así. Sin embargo para ello hacen falta más que buenas palabras y, por el momento, todo me hace pensar que podríamos llegar durante unos meses a ver un escenario deflacionista. Ahora bien, mientras no sea prolongado en el tiempo y la deflación sea pequeña, no será motivo para generar gran preocupación.

La deflación dispara el ahorro frente al consumo lo que, en un momento de crisis en que la demanda cae en picado, es una mala noticia para la economía en general, aunque pueda beneficiar en el corto plazo a los consumidores dado que la deflación no supone más que una caída de precios. Quizá sea una forma de ajustar el excesivo aumento de precios que hemos visto en los últimos años.

Mi pronóstico, cómo venía diciendo, es que veremos un escenario de deflación en términos interanuales. Será a principios de verano y vendrá motivado tanto por la caída del precio de la vivienda y del petróleo (dado que alcanzaron su momento más caro a principios del verano pasado y también por los esfuerzos de fabricantes y grandes empresarios por ajustar precios para salir de la crisis. Claro ejemplo es Ford quién ya ha anunciado una rebaja del 20% del precio de sus coches en los próximos días.

Pero no sólo en la economía real va a recoger un periodo de deflación. También la economía financiera. Así el precio del dinero ha descendido de forma considerable hasta rondar el 2% y ello supone un ahorro en las hipotecas de más de 100€uros mensuales. Es otro dato más del momento difícil que vive la situación económica (hemos pasado de unos tipos de interés disparados hasta unos tipos mínimos en apenas unos meses).

Estamos pues ante un escenario complicado en el que habrá que saberse manejar, y en el que siempre habrá que recordar una máxima: Ante la deflación conviene esperar a comprar los bienes de consumo duraderos y los bienes de inversión dado que la previsión en la evolución de sus precios es que los mismos se reduzcan.

recorte masivo de empleo

January 27th, 2009


ING recortará 7000 empleos

Criticas pese a los resultados récord en el Santander

January 27th, 2009

El proyecto de absorción de Sovereign seguirá adelante tras celebrarse la junta de accionistas del Banco Santander en la que se ha acordado la ampliación de capital para hacer frente a la misma.

El escenario, aunque se encontraba centrado en el referido asunto, ha servido para que diversos accionistas (de forma directa o representados) formulasen algún tipo de críticas a la dirección de la empresa, no muy bien encajadas [1][2][3] por los miembros del consejo de administración. Una parte importante de éstas ha venido dirigidas, además de hacia el asunto del día relativo a la ampliación de capital, a los problemas que ha sufrido la entidad financiera a consecuencia de la crisis (Madoff es un claro ejemplo de ello).

Sin embargo, más allá de las opiniones comentadas, la reunión ha servido para que el presidente de la entidad, Emilio Botín, anunciase que en breve se conocerán los resultados del grupo y que éstos serán magníficos, incluso se ha atrevido a decir que serán de los mejores de la banca a nivel mundial.

¿momento de cambios en la publicidad?

January 27th, 2009

En las fechas en que estamos casi la totalidad de los medios de comunicación más tradicionales se encuentran en una profunda crisis. En especial es preocupante el tema de los periódicos y resto de prensa escrita pero también el de televisiones y radios. Estamos asistiendo a un cambio de modelo abanderado por Internet, pero no exclusivamente por ello.

Mientras, por curioso que parezca, la publicidad del futuro todavía no ha despegado y se encuentra terminando su fase preliminar para, con toda probabilidad, empezar su andadura, toda vez que los publicistas van asumiendo las nuevas posibilidades y canales de comunicación.

No es de extrañar que los primeros en notarlo hayan sido los periódicos escritos, dado que en Internet los contenidos escritos han sido los primeros en llegar y los más extendidos hoy en día. Es lógico que el lector de prensa escrita decida ahorrar un dinero (más en tiempos de crisis) y leer la prensa por Internet, puede elegir cuando hacerlo, estar actualizado y obtener unos contenidos muy similares. Además podrá leer distintos medios. Igual sucederá con toda previsión (en especial visto el avance de Youtube y otros medios de streaming) con el contenido audiovisual, azotando a televisiones y radios. Estamos asistiendo a un proceso en que se reemplaza al medio tradicional por un medio que ofrece unas posibilidades mucho mayores y a costes mucho más reducidos en algunos casos.

Y ello tiene que extenderse, con mayor o menor velocidad, al mundo de la publicidad. No sólo el pastel se repartirá en Internet, la radio digital y la televisión digital ofrecen un sinfín de posibilidades (la TDT permite la interactividad aunque todavía no se haya explotado el sistema en profundida), pero lo que si parece claro es que la inversión publicitaria, ahora en declive, se recuperará para forjar unos cimientos basados en las nuevas posibilidades. Será el momento de la publicidad 2.0.

Y eso no deja un panorama muy alentador para los medios tradicionales, pero es la última oportunidad para subirse seriamente al carro de las nuevas tecnologías para todos ellos y ofrecer los mejores contenidos a través de los nuevos medios para cazar la última cuota de mercado.

Con vaselina entra mejor

January 26th, 2009

No aportaré nada nuevo en este post si me limito a decir que la debacle financiera, con la restricción de crédito internacional, y la saturación del sector de la construcción han llevado a la crisis en la que nos encontramos. Y tampoco aportaría nada si dijera que hasta ahora la dirección de empresa era sencilla. Con unos tipos de interés ridículos (que hacían que el consumo fuese elevado) cualquiera con un mínimo de luces podía endeudar a su empresa para invertir en la compra de acciones o en la compra de otras empresas (incluso más grandes que ella misma). Por poco resultado que diesen seguro que era más que los intereses a pagar. Y eso aderezado con las subidas de la bolsa día si día también (sin cimiento alguno) y los rendimientos del sector construcción. Era la magia de la economía financiera! Cualquiera se podía hacer de oro.

Eso sí, nadie contaba que el ciclo llegaría a su fin. Que el préstamo pedido por 10.000 millones de euros para adquirir acciones de otra empresa y con un interés del 5% (cuya devolución se presumía sencilla viendo la evolución del precio de dichos títulos) se hacía imposible devolver con una caída de las acciones de un 50%. Ahora valen 5.000 millones y bajando, pero los 10.000 hay que devolverlos. Igual con la adquisición de sociedades. Se producen complicaciones en las empresas. Al mismo tiempo el pánico llega y se reduce el consumo. Empieza el paro, al que se añade la guarnición del sector construcción saturado y pagando las consecuencias de la falta de límites (en especial en España). Todo junto hace crecer todavía más el paro y reduce los ingresos de las empresas. Devolver los créditos (que tan fácil se habían pagado tiempo atrás) es imposible, la morosidad se dispara. Los bancos empiezan a temer que algo malo puede pasar.

La financiación se congela y la situación económica basada en la economía financiera se frena. Se reducen los ingresos de los hogares, de las empresas, y aquí no puede pagar nadie. Falta liquidez. Las entidades financieras arriesgan poco ya (la mierda ya la tienen en casa, no quieren coger más). Las empresas no logran líneas de crédito o descuento. Aquí nadie se fia de nadie. Y no se puede pagar. No se puede seguir con la actividad en esas condiciones. El consumo cae de forma drástica, las multinacionales aprovechan para hacer sus reajustes, los parados se disparan, el margen del gasto público se reduce, se ingresa menos en las arcas del estado. La situación es altamente complicada.

¿Y ahora? Pues más paro. Mucho más paro hasta que se ajuste la situación y paguemos los excesos del sector de la construcción y de la ‘magia financiera’. El precio de la vivienda continuará en descenso un tiempo (aunque nos vendan que es un buen momento para vender, recuerden que las promociones iniciadas en los últimos 24 meses todavía tienen que salir al mercado -aumento de oferta- y la demanda sigue en descenso), y la bolsa tendrá que reajustar a valores reales (al margen de la burbuja). Recuerda a la historia de las punto com (la evolución de las acciones de terra es considerable: de casi 150 euros a 2 euros).  

No podíamos vivir toda la vida de un sector agotado cómo la construcción, mantenida en los últimos tiempos sólo por la especulación, y acompañado de los beneficios mágicos de una economía irreal cómo la financiera generada en los últimos tiempos. Hablando en plata (y con todos los respetos): Nos van a poner mirando a cuenca. Y recuerden, con vaselina entra mejor.